Hoy en día muchos de los padres y educadores no quieren tocar el tema de sexualidad desde edades tempranas, debido al temor que presentan al verse inmersos en una sociedad que califica y juzga,  a los muchos cuestionamientos en los que se pueden ver enfrentados incluso con los mismos hijos.

Sin embargo la educación sexual empieza desde mucho antes de que los y las hijas nazcan, debido a que están inmersos en una cultura, una educación y expectativas sobre la familia que quieren formar, generando con ello actitudes ya predispuestas al momento de empezar con la crianza, y esta educación es muy importante, ya que es la que tiene mayores implicaciones en lo afectivo

Siempre la educación sexual se ha educado y se sigue educando desde el comienzo de la vida, sin darle la importancia como un tema que requiriera de una educación formal, tomándola esta como una educación en función de los valores, principios, el ejemplo y la información que se va recibiendo en el trascurso de la vida;  pero hoy por hoy los niños y las niñas desde muy pequeños, están enfrentándose a una gran cantidad de estímulos que están modificando incluso comportamientos, y no está exenta la sexualidad, la cual también tiene muchos estímulos y mensajes que están constantemente en el ambiente y en los medios de comunicación los cuales cada vez son más accesibles al uso para los menores, que pueden ser aversivo, si estos están cargados de información que un pequeño no puede asimilar como es la violencia y la sexualidad vista desde una postura de adulto.

Es por eso que ahora los padres y las personas que rodean a los menores deben de considerar el tema de la educación sexual, con más relevancia, viéndolo desde una educación formal, donde el tema se maneje desde una visión científica, clara, con una actitud segura y positiva, que permita una libre comunicación, acorde a la edad cronológica, y con ello generar habilidades que permitan a los menores poder enfrentar cualquier situación buena como mala, pudiendo comunicar desde su autonomía y la confianza de quienes lo apoyan.

La sexualidad estará presente desde el nacimiento hasta la muerte, la importancia de su educación, permitirá a un ser humano vivir de manera más sana y con ello generar un bienestar para quienes lo rodean y a su misma sociedad.

Algunas de las recomendaciones que pueden servir de ayuda en la educación sexual:

•    Los padres y educadores deben de capacitarse en cualquier tipo de tema en referente a la educación, en este caso sobre educación sexual infantil.

•    Cualquier momento es bueno para educar; abrir la comunicación asertiva, utilizar las preguntas de los pequeños, sin juzgar ni regañar.  Si no se sabe la respuesta o cómo abordarla en el momento, con toda la naturalidad se le pregunta al niño lo que entiende por eso  o  se pospone la respuesta hasta que uno se haya informado. Sin embargo, no es necesario dar más información de la que se pide. Las respuestas deben ser consecuentes con la edad y la madurez del niño.

•    El lenguaje debe estar también acorde con la edad. Es conveniente que se vaya familiarizando con la terminología adecuada.

Y lo más importante: siempre espacios donde el niño y la niña decidan sobre lo que les gusta y no, generando en ellos un poder sobre su autonomía, logrando con ello un recurso para defenderse de quien pueda lastimarlos afectivamente o físicamente.

Categorías: Sexualidad