¿Tú o tu pareja han fantaseado con la idea de tener relaciones sexuales con otras personas inclusive delante de sí mismos?

La práctica se conoce como candaulismo o cuckolding, y es tan antigua como la historia misma, proveniendo el nombre en castellano de la historia del rey griego Sadiates de Lidia mejor conocido como Candaules por allá por el siglo VII a.c, quien gustaba compartir a su esposa frente a uno de sus siervos.

Se trata de una parafilia, en la cual la persona (usualmente hombre) disfruta o fantasea con la idea de ver a su pareja teniendo sexo con otra persona, una especie de “infidelidad” consensuada que se debate entre el poder de ceder el control o dominar permitiendo la transgresión de la pareja. Tiene muchas variantes entre ellas, que la pareja tenga encuentros sexuales y simplemente los cuente, presenciar el encuentro sexual o incluso participar del mismo llegando a un triolismo, orgia o intercambio de pareja.

Todo debe ser consensuado y de acuerdo entre la partes, sin coacción. Muchas parejas lo utilizan como una forma de revivir la llama de la pasión, otras como una forma de vida y otras simplemente como experiencia y diversión.

El término en inglés proviene de cuckold o “cornudo” pero entendamos que hay consentimiento entre las partes, por lo que se consideraría una infidelidad consensuada, algunos académicos lo consideran como una variante del exhibicionismo y otros del sadomasoquismo. Es una práctica habitual de las personas swinger. Los riesgos de infecciones de transmisión sexual, que los celos se salgan de control, o que la pareja desarrolle una verdadera infidelidad deben ser considerados a la hora de estas prácticas sexuales de alto riesgo.

Categorías: Parejas