La Ninfomanía es el nombre clásico con el cual se identifica históricamente a una ENFERMEDAD SEXOLÓGICA y PSIQUIÁTRICA conocida como Desorden Hipersexual o Hipersexualidad.

Como lo leen, una enfermedad, muchas personas se refieren por ignorancia o por maldad con frecuencia despectivamente a una mujer con una vida sexual muy activa como ninfómana o prostituta, y es un término errado por cuanto nada tiene que ver en su esencia. 

Los trastornos hipersexuales que en los hombres tienen su contraparte conocida como “satiriasis” están relacionados con adicciones sexuales que tienen entre sus principales características, una compulsión (impulso no controlado por la persona enferma) para involucrarse en actividades sexuales, que suelen no generarles ninguna satisfacción, por el contrario, generan ansiedad, depresión y un profundo malestar lo cual refuerza la conducta de ir por más. Hay estudios que relacionan esta ansiedad extrema con deseos de morir por ejemplo.

Con frecuencia incluso llegan a tener severas alteraciones en su vida laboral, social, familiar y de pareja, pudiendo llegar hasta cometer delitos para caer el la conducta sexual adictiva de la cual no tienen control.
Así que es bueno ir conociendo y llamando cada cosa por su nombre, en una mujer una vida sexual activa no es sinónimo de ninfomanía ni mucho menos de prostitución o viceversa. Cada cosa por su nombre, para eso existe #SensacionesBlog

Categorías: Sexualidad