La historia proviene de la mitología griega, de los conceptos arquetípicos de la androgina.

Según el mito, los seres humanos al nacer pasamos toda la vida en la búsqueda de esa alma gemela o media naranja 🍊 que nos complementaría como seres, creas o no en ello, lo cierto es que el mito popular tiene antecedentes históricos milenarios ancestrales, que parte de los conceptos cosmogónicos de la androginia.

Si bien hay referencia a seres andróginos considerados como divinos en culturas tan ancestrales como la babilónica entre otras , podemos hallar un registro escrito a partir de los griegos, y es Platón en su obra el banquete escrito en el 385 a.C quien nos cuenta a través de Aristófanes, un personaje poeta de la historia, que en el principio la humanidad consistía en seres compuestos que poseían en su estructura un hombre y una mujer, dos hombres o dos mujeres. Estos seres imponentes tenían cuerpos circulares, 4 piernas, 4 brazos, una cabeza y dos rostros, en el caso de los compuestos por un hombre y una mujer ambos genitales tanto masculinos como femeninos.

Cuenta la historia que estos seres poderosos intentaron revelarse contra los dioses de Olimpo, y Zeus decidió partirlos en dos con su poderoso rayo, condenando a la humanidad a andar “sola” por la vida, a caminar en dos piernas, buscando su otra mitad para complementarse y reproducirse.

Siempre se ha tardado de ocultar la versión original refiriéndose solo a los seres andróginos mixtos compuestos por un hombre y una mujer, pero la realidad es que la historia hace alusión también a la homosexualidad como orientación sexual ancestral, y no es menor el detalle que Platón utiliza el recurso de expresión a través de un personaje poeta como Aristófanes, quien escribió “Lisístrata” drama que cuestiona los estereotipos sexuales.

Sientes en realidad que eres un ser incompleto que necesitas de esa otra mitad para complementarte? Ya conoces la historia detrás de mito, gracias por aprender junto a nosotros.